DE INTERÉS


Saber otros idiomas en un mundo que, gracias a la globalización, nos ha obligado a ser bilingües y a prácticamente olvidarnos de nuestra lengua materna, es definitivamente una gran ventaja al momento de buscar un nuevo empleo. Los números no mienten, actualmente, casi el 60% de las ofertas de empleo exigen que el candidato domine un segundo idioma.

El inglés y el alemán siguen llevando la delantera en la lista de los idiomas más demandados por los empleadores, especialmente en lo que se refiere a los sectores de ingeniería, finanzas, nuevas tecnologías y salud. Sin embargo, según estudios recientes, cinco idiomas son los que reinarán entre los buscadores de empleo en el año 2016. Para nuestra sorpresa, esos idiomas son: italiano, portugués, alemán, francés y el omnipresente inglés.



El francés llega a la lista siendo el idioma oficial en más de 30 países y como uno de los cinco idiomas oficiales de las Naciones Unidas; destacándose en el sector turístico y farmacéutico. El alemán, o el segundo idioma más hablado en el continente europeo, también se destaca en el sector turístico, además de los mencionados anteriormente. Quizás lo más sorprendente de esta lista es encontrarnos con la lengua materna de todas las “nonnas”, el cual ha tenido un auge impresionante en estos últimos años en Europa, especialmente en España. El apogeo de Brasil como primera potencia económica en Latinoamérica lo lleva a aparecer en esta pequeña lista, siendo además el idioma oficial en seis países, el futuro cercano pinta muy bien para el portugués.

¿Hay algo más que debamos decir para que salgan corriendo a aprender un segundo idioma?

Si necesitan un poco más de motivación, un reporte económico indica que las personas que dominan una segunda lengua en Estados Unidos obtienen ingresos de al menos 10 mil dólares anuales por encima de quienes hablan solo una lengua